Los comentarios son off para este post

Hipocondríaco

La hipocondría es una enfermedad por la que el paciente cree de forma infundada que padece algún mal grave. En esencia, una actitud que el individuo adopta ante la enfermedad.

La persona hipocondríaca está constantemente sometida a un análisis minucioso y preocupado, incluso obsesivo, de sus funciones fisiológicas básicas, pensando en ellas como una fuente de segura enfermedad biológica.
IsaÍas 53:2
4 Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido.
5 Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.

Esta enfermedad es muy común y tal vez sin darnos cuenta hemos estado padeciendo en cierto modo esto, pero no sólo biológicamente sino también en lo espiritual.
Tal cual se explica en este concepto, este es un mal que sólo existe en la mente de la persona y esa auto sugestión se hace tan real que creemos tener todos los males.

Si estás con alguna prueba, piensas que estás pasando por el peor de los males cuando en realidad no es así, crees que no eres capaz de salir adelante porque te sientes solo, débil y que no tienes esperanza cuando la realidad es otra. Puedes llegar a pensar que no existe salida alguna para ti y que eres la persona más desdichada del mundo. Pero la verdad es que no es así.

Hoy te invito a creer lo contrario, tú eres más que esa prueba o problema, tú puedes y eres capaz de ganar y tener la victoria porque eres un hijo de Dios, recuerda este mensaje: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.” Filipenses 4:13 (RV-1960)

Limpia tu mente de ese negativismo y de esas ideas de persecución. No estás solo, Dios está contigo.
“porque todos los que son guiados por el espíritu de Dios, éstos son Hijos de Dios, porque no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción por el cual clamamos Abba Padre” Romanos 8:14- 15 (RV-1960)

Los comentarios están cerrados.